• Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 215 seguidores

Amar a Dios- Reflexiones cristianas Diácono Alfonso Araya

Paz Interior y esperanza

Hay tanto sufrimiento en el mundo. Hace muchos años atrás la gente pensaba que sufría por pobreza. En estos tiempos sigue habiendo mucha pobreza en el mundo, sin embargo, mucha gente ha logrado salir de la pobreza y hoy tienen acceso a buenas comidas, a la educación, a la tecnología, a la diversión y, aún así, siguen sufriendo mucho.

Las personas que viven cómodamente tienen también muchos problemas aunque de otra índole, y quizás son problemas más de fondo.

La razón del sufrimiento no se debe al tener o no tener, sino al SER, y el SER está íntimamente relacionado con CREER. Yo creo en un poder superior que me sobrepasa y ese poder se llama Dios que me ama.

Cuando yo no creo en Dios, me pierdo, mi vida se diluye y se desparrama por los sentidos. El hombre de estos tiempos todo lo mira y lo valora según lo sentidos y de esta manera se limita enormemente.

Nadie vive para sí mismo. Vivimos para Aquel que nos creó y sólo tendremos paz interior y esperanza si nos desapegamos de las cosas del mundo y nos dedicamos a servir a Dios en nuestro prójimo triste y necesitado. Desapegarse de las cosas del mundo no significa desatender nuestro deber diario, sino atenderlo para la gloria de Dios, el bien de nuestras almas y la salvación de quienes nos rodean.

 

Diacono Alfonso Araya

Primer segmento de Reflexiones sobre el Amor, solo por unos días!

Dios y depresión? Como encontrar a Dios? Que es lo que Dios quiere de mi? Como encontrar paz interior? Como crecer en la fe a pesar de los problemas del mundo de hoy?

Encuentren el CD completo en el icono de Amazon o itunes.

 

¡El Señor ha resucitado!

¡El Señor ha resucitado! A El sea la gloria y el poder por toda la eternidad.
La Resurrección gloriosa del Señor es la clave para interpretar toda
su vida y es, además, el fundamento de nuestra fe.
Sin la Resurrección del Señor nuestra fe no tendría ningún contenido y
toda predicación sería inútil, dice San Pablo.
Con su Resurrección el Señor responde a todo el misterio de esta vida,
porque en esta vida, aquí en la tierra, sin una esperanza “más allá”
estaríamos a oscuras.
Nosotros buscamos porque necesitamos la plenitud que podemos ir
logrando desde ahora si creemos en que el Señor verdaderamente
resucitó. Dios, nos dice San Pablo, nos ha dado vida en Cristo y nos
ha resucitado con El. La alegría verdadera tiene su origen en Cristo
resucitado.
Vivamos una vida nueva mueriendo desde ya al pecado de orgullo y
egoísmo para que desde ya empecemos a resucitar con Cristo a una vida
plena que no tiene fin.

Saludos a todos, 

Diacono Alfonso Araya

Reflexión del día

Debemos nosotros negarnos a nosotros mismos para parecernos a Cristo por la cruz.
Mientras más nos apartamos de nosotros mismos y salgamos de nuestro orgullo y de nuestro egoísmo, más fácilmente nos será entrar en Jesús.
Así cómo no desear nada exteriormente produce La Paz interior en nosotros; así el negarnos interiormente, produce la unión con Dios. El Señor quiere que aprendamos la perfecta abnegación a nosotros mismos en su voluntad sin contradicción ni queja.
Sigamos al Señor: El es el camino, la verdad y la vida. Sin camino no se anda; sin verdad, no se conoce; sin vida, no se vive. Dice el Señor: Yo soy el camino que debes seguir, la verdad que debes creer, la vida que debes esperar. Yo soy camino indestructible, verdad infalible, vida interminable. Yo soy camino recto, verdad suprema, vida verdadera, feliz y eterna.
Si permaneces en mi camino, conocerás la verdad y la verdad te hará libre, y alcanzarás la vida eterna.

Que Dios los bendiga a todos,

Diácono Alfonso Araya

Fin del hombre

Dios nos creo para amarle, servirle y gozar de El por toda la eternidad. Toda nuestra vida es un caminar hacia Dios: al final, si hemos sido fieles, nos encontraremos delante de El en la plenitud del amor. Nos ha creado por amor y nos destina al amor, poniendose El mismo como fin nuestro: El es la unica razon de nuestra vida y nuestra unica plenitud posible. Por eso, si Dios no es el centro de nuestra vida, todo sera para nosotros descamino desorientacion, tristeza y muerte.

No basta no apartarse totalmente de Dios; tambien es un grave error tener a Dios en segundo plano de nuestra vida. Nadie puede servir a dos Señores (Lc 16, 13) debemos preguntarnos si Dios es el centro de nuestra vida, de nuestro trabajo, de la familia, Etc. No debemos olvidarnos de que nuestra situacion en la tierra es de criaturas, y esto exige sumision y adoracion a Dios no aveces sino siempre. Hemos venido al mundo a cumplir la voluntad de Dios y a servirle con alegria, a darle gloria. Toda criatura ha sido hecha para dar testimonios a Dios, puesto que toda criatura es como una prueba de su bondad.

El hombre tiene la mayor posibilidad de descentramiento cuando busca en todo su propia exelencia; cuando se busca a si mismo en todo lo que hace o proyecta. Y una persona descentrada hace desgraciados tambien a quienes le rodean.

Tampoco podemos postrarnos ante las cosas materiales haciendo de ellas un idolo. Los bienes materiales dejan de ser bienes cuando, de algun modo, son la causa de que el hombre se aparte del fin ultimo a que ha sido llamado.

La consideracion de nuestro ultimo fin nos llevara a señalar con claridad la importancia de lo espiritual sobre lo temporal, y la salvacion nuestra y del proximo sobre los fines temporales del bien estar humano.

Las cosas que usamos son medios para acercarnos a Dios. Si no sirven para eso, no sirven para nada.

 

Diacono Alfonso Araya

 

Solo Dios llena el corazon del hombre

Es lamentable que muchas personas hoy en dia prestan muy poca o ninguna atencion a Dios; otros piensan que Dios esta distante, totalmente alejado y que permanece indiferente. Esto se debe a que la vida moderna esta centrada en el hombre y no en Dios.

No hay duda de que existe personas buenas, que no conocen mucho de Dios ni de la religion. Pero la ignorancia nunca es virtud. Estas personas amarian mucho mas a Dios si conocieran algo mas de el. Todo cuanto aprendemos acerca de Dios constituye una razon mas para amarlo. Por tal motivo el estudio de la religion es tan hermoso, tan interesante y tan fructuoso.

Dice el Señor el que busca encuentra, pero el que no busca no encuentra.

Diacono Alfonso Araya

A %d blogueros les gusta esto: