• Escribe tu dirección de correo electrónico para suscribirte a este blog, y recibir notificaciones de nuevos mensajes por correo.

    Únete a otros 215 seguidores

Fin del hombre

Dios nos creo para amarle, servirle y gozar de El por toda la eternidad. Toda nuestra vida es un caminar hacia Dios: al final, si hemos sido fieles, nos encontraremos delante de El en la plenitud del amor. Nos ha creado por amor y nos destina al amor, poniendose El mismo como fin nuestro: El es la unica razon de nuestra vida y nuestra unica plenitud posible. Por eso, si Dios no es el centro de nuestra vida, todo sera para nosotros descamino desorientacion, tristeza y muerte.

No basta no apartarse totalmente de Dios; tambien es un grave error tener a Dios en segundo plano de nuestra vida. Nadie puede servir a dos Señores (Lc 16, 13) debemos preguntarnos si Dios es el centro de nuestra vida, de nuestro trabajo, de la familia, Etc. No debemos olvidarnos de que nuestra situacion en la tierra es de criaturas, y esto exige sumision y adoracion a Dios no aveces sino siempre. Hemos venido al mundo a cumplir la voluntad de Dios y a servirle con alegria, a darle gloria. Toda criatura ha sido hecha para dar testimonios a Dios, puesto que toda criatura es como una prueba de su bondad.

El hombre tiene la mayor posibilidad de descentramiento cuando busca en todo su propia exelencia; cuando se busca a si mismo en todo lo que hace o proyecta. Y una persona descentrada hace desgraciados tambien a quienes le rodean.

Tampoco podemos postrarnos ante las cosas materiales haciendo de ellas un idolo. Los bienes materiales dejan de ser bienes cuando, de algun modo, son la causa de que el hombre se aparte del fin ultimo a que ha sido llamado.

La consideracion de nuestro ultimo fin nos llevara a señalar con claridad la importancia de lo espiritual sobre lo temporal, y la salvacion nuestra y del proximo sobre los fines temporales del bien estar humano.

Las cosas que usamos son medios para acercarnos a Dios. Si no sirven para eso, no sirven para nada.

 

Diacono Alfonso Araya

 

Anuncios

Una respuesta

  1. […] artículo completo en su fuente original: Reflexiones diacono Alfonso Araya Comparte este artículo con tus amigos en facebook: […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: